lunes, 8 de noviembre de 2010

El Papa: no vamos a ser menos.

La prensa se hace eco desde hace días de la venida del Papa. A alguna de nosotras nos ha "venido"un mal humor terrible por el despilfarro y el despliegue que se le ha dedicado al mayor absolutista sectario del mundo.
En un país como este donde la lucha por los derechos justos y naturales de las mujeres, las lesbianas, los gays, las y los trans y un largo etcétera, han costado y cuestan un esfuerzo tremendo, no se debería permitir la entrada a un paisano que nos insulta directamente sin ningún tipo de censura.
El fascismo, la mafia, el absolutismo, la falsedad, el asesinato, la enfermedad, la maldad, el machismo, la misoginia, la lesbofobia y la contra natura. Todo eso y mucho más es lo que venía dejando, cual baba de caracol o excremento de rata, a su paso el Papa por nuestras calles.
Yo me quedo con los jugosos y frescos besos que unas mujeres y hombres se daban al paso del coche papal. Maravilloso, finalmente, que frente a la destrucción masiva y la aniquilación que propone la mafia católica -y otras de otros credos- tantas de nosotras sigamos prefiriendo un buen beso a un disparo (como si eso fuera lo anormal).


2 comentarios:

  1. Ahí, ¡dando bien Bruji! y este gobierno poniendo la alfomfra a sus pies y recordando muy bajito que españa es un pais aconfesional. Y el despliegue de los telediarios ya ni te cuento. ¿Por cierto dónde habló el santo pa de los malos tratos? Es que no lo oí, sí que oí lo de la realización de la mujer en casa y en el trabajo. ¡Valiente sinvergüenza!

    ResponderEliminar
  2. cuánto papa...natas suelto, de verdad. Si hasta tiene un coche de lo más hortera. Prefiero ya fijarme en esos detalles que entrar en su discurso porque vomito. y cuántos nenes y nenas cual maría ostiz, con su guitarrina y sus cánticos de postguerra, sólo les faltó gritar: Benedicto, capullo, queremos un hijo tuyo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.